Los masajes también son para el verano

Las altas temperaturas y los cambios entre ambientes climatizados y exteriores asfixiantes propician cambios en nuestro estado de salud.

El calor, constante y mantenido durante días, nos agota física y mentalmente: notamos la falta de fuerzas, el bochorno nos impide dormir y también los cambios en la dieta y el ocio se dejan sentir en nuestro organismo.

A nadie le amarga un dulce e imaginarnos en un entorno agradable y recibiendo un masaje relajante nos puede ayudar mucho a recuperarnos, pero el quiromasaje no se queda ahí y los diferentes tipos de masaje nos echan una mano ¡y las dos!, para sobrellevar la canícula.

Clienta en una sesión de masaje

Quiromasaje para el verano

Masaje relajante

Las llamadas noches tropicales nos impiden conciliar el sueño y nos tienen toda la noche dando vueltas a la almohada; por la mañana nos levantamos cansados, sudorosos y con la musculatura tensa y dolorida.

A ello se suma el estrés de nuestro ritmo de vida, intentando llegar a cumplir todas las obligaciones laborales y familiares, sumidos en un entorno sofocante.

Un masaje relajante al acabar la jornada propicia un mejor descanso. Un ambiente cómodo y fresco, una música tranquila y las manipulaciones y los pases suaves que realizan las manos del quiromasajista, alivian la tensión y relajan tanto a nivel físico como emocional.

Un aceite de masaje con propiedades relajantes como los de lavanda o salvia. calman el sistema nervioso y nos aportan una estimulación sensorial que completa la experiencia. Un verdadero lujo a nuestro alcance.

Masaje circulatorio

Las piernas cansadas e hinchadas son un clásico del estío. Un buen masaje circulatorio será el mejor aliado para seguir en marcha.

La falta de ejercicio, el sobrepeso y los patrones hereditarios favorecen los problemas circulatorios, la aparición de venas varicosas y la hinchazón de los tobillos, entre otras consecuencias, todo ello agravado por el calor.

Las temperaturas veraniegas producen una dilatación venosa que afecta a la circulación de retorno y genera una sintomatología característica:

    • Piernas cansadas.
    • Adormecimiento y hormigueos.
    • Calambres.
    • Hinchazón.

El masaje circulatorio es muy beneficioso para paliar y prevenir estas molestias:

    • Activa y favorece el riego sanguíneo mejorando el intercambio de nutrientes.
    • Aumenta la temperatura de la piel produciendo una dilatación de los poros sudoríparos que favorece la eliminación de toxinas.
    • Mejora la circulación linfática.
    • Suaviza la retención de líquidos y mejora el edema.
    • Las piernas se sienten más ligeras y mejora su aspecto al nutrir y oxigenar los tejidos.

Es un masaje con maniobras suaves y presiones controladas en sentido siempre ascendente para favorecer el retorno linfático y venoso. El efecto de este masaje también tiene beneficios en la circulación arterial, en un plano más profundo, mejorando de forma significativa el estado trófico de los tejidos.

El uso de aceites con propiedades drenantes, descongestionantes y que combatan la dilatación venosa, como el de siempreviva o el de ciprés, optimizan el efecto de este masaje.

Masaje abdominal

El verano y los días más largos y calurosos conllevan una alteración de los hábitos alimenticios, acompañados muchas veces por un exceso de comidas, en reuniones familiares o de amigos, así como viajes y cambios de horario.

Las consecuencias no tardan en hacerse notar: hinchazón abdominal, estreñimiento, gases e indigestión.

El quiromasaje puede ayudarnos mucho con un buen masaje abdominal que estimula el abdomen y mejora el funcionamiento de todos los órganos. El aceite de romero es un buen aliado para este masaje; entre sus muchas propiedades está la de combatir la retención de líquidos, la diarrea y el estreñimiento.

El quiromasajista efectúa el masaje en el sentido del vaciado del colon, simulando el funcionamiento del sistema digestivo. Con estas maniobras logra:

    • Favorecer la motilidad intestinal y facilitar la evacuación de los residuos.
    • Estimular la actividad de los órganos internos, como el hígado y la vesícula biliar. La mayor afluencia de sangre y el aporte de nutrientes y oxígeno mejoran su función y se eliminan más toxinas.
    • Fortalecer la musculatura abdominal y liberar espasmos musculares profundos.
    • Relajar el estrés y el dolor ventral.
    • Los músculos del abdomen trabajan de forma conjunta con la musculatura de la espalda para mantener derecha la columna vertebral. Una musculatura abdominal débil y distendida obliga a efectuar un mayor esfuerzo por parte de los músculos de la espalda.

Un buen masaje abdominal, efectuado por un profesional, puede evitar la toma de fármacos para lidiar con el estreñimiento. Acompañado de una ingesta de alimentos ricos en fibra, ayudará a mantener alejadas las molestias digestivas.

Masaje descontracturante

Las altas temperaturas estivales, los cambios bruscos al salir o entrar en ambientes climatizados y la apatía que provoca el calor son causas que agravan el malestar de las personas que padecen dolores musculo-esqueléticos de forma habitual.

Una leve deshidratación también tiene su efecto en la musculatura. La regulación de la temperatura corporal que lleva a cabo el organismo origina una pérdida mayor de líquidos que altera el rendimiento muscular y provoca calambres y microrroturas.

Son muchas las veces en que nos exponemos a refrigeraciones artificiales de forma directa, impidiendo una aclimatación progresiva del cuerpo. Un efecto de esta brusquedad es la contractura cervical y la tortícolis.

También el calor es responsable del aumento de las cefaleas. La vasodilatación de las venas y arterias de la cabeza y la alteración de los ritmos biológicos son la causa de muchas migrañas y dolores de cabeza durante el verano.

La falta de descanso reparador debido a las temperaturas demasiado elevadas contribuye asimismo a sentirnos rígidos y tensos.

Un masaje descontracturante relaja la musculatura y alivia las tensiones acumuladas. Las maniobras específicas de este tipo de masaje deshacen los “nudos” del tejido contracturado, alargando y estirando las fibras, evitando la cronificación y aportando muchos beneficios:

    • Activa la circulación sanguínea, optimizando el flujo de oxígeno y nutrientes.
    • Elimina toxinas y contribuye a mantener el buen tono y la elasticidad de la piel.
    • Evita lesiones.
    • Alivia las migrañas y las cefaleas mejorando el sistema nervioso.
    • Colabora para lograr un mejor descanso.

El quiromasajista dispone de distintos aceites esenciales para mezclar con el aceite base o la crema de masaje. Los aceites esenciales de lavandín, clavo y gaulteria poseen propiedades antiinflamatorias y analgésicas, ideales para utilizar en el masaje descontracturante.

Incorporar una rutina periódica de masaje en nuestros hábitos es una magnifica manera de mantenernos sanos y cuidados. Sus amplios beneficios físicos y emocionales repercuten en todo el organismo, fortaleciendo nuestro sistema inmunitario, aumentando nuestros niveles de energía y favoreciendo la autoestima.

El quiromasajista es el profesional que nos indicará el tipo de masaje más adecuado en cada ocasión. La anamnesis y la exploración visual y táctil de cada usuario garantizan la idónea aplicación de sus conocimientos y experiencia.