Síndrome de hombro doloroso

Se conoce como síndrome de hombro doloroso el dolor localizado en la región del hombro que aparece como determinados movimientos del brazo. Este síndrome engloba varias patologías que afectan a partes blandas del hombro y causan dolor y limitación del movimiento.

Este tipo de síndrome afecta aproximadamente a una cuarta parte de la población, y es más frecuente entre personas que realizan trabajos en los que tienen que levantar mucho peso y/o hacen movimientos repetitivos, así como en las personas mayores.

Patologías asociadas al síndrome de hombro doloroso

Las patologías asociadas al síndrome de hombro doloroso son las siguientes:

    • Rotura del manguito rotador
    • Tendinitis cálcica
    • Síndrome del supraespinoso (tendinitis degenerativa del manguito rotador)
    • Capsulitis retráctil
    • Síndromes bicipitales (subluxación bicipital, tendinitis bicipital y rotura bicipital).
    • Bursitis subacromiodeltoidea

Causas

A pesar de que el dolor de hombro es una dolencia habitual, las causas del mismo no son siempre bien conocidas.

Las causas del síndrome de hombro doloroso pueden ser intrínsecas (lesiones de la propia articulación, de los músculos o tendones y de los ligamentos) o extrínsecas (lesiones más distantes de la articulación pero que le afectan).

De las causas intrínsecas (musculo-tendinosas, articulares u óseas), una gran mayoría se debe a problemas localizados alrededor de la articulación, es decir, en los músculos, los tendones o en las bolsas serosas. Solo una pequeña parte del dolor se produce a consecuencia de un problema intrarticular (dentro de la articulación).

En cuanto a las causas extrínsecas, estas pueden estar relacionadas con lesiones de los nervios, dolor referido de otros órganos internos o a artrosis cervical.

Síntomas

En el síndrome de hombro doloroso el dolor aparece con los movimientos del hombro, concretamente en la cara superior y externa de la articulación. Por lo general, el síndrome de hombro doloroso limpia la movilidad un poco. No obstante, en ocasiones la limitación de dicha movilidad puede ser importante, dependiendo de la gravedad de la lesión o de la causa que lo produce.

Es importante tener en cuenta que en el síndrome de hombro doloroso, el dolor suele ser más intenso por la noche, especialmente si se duerme sobre el brazo afectado; aunque mejora con el movimiento de este.

En otros casos, el dolor experimentado debido al síndrome de hombro doloroso es muy intenso y agudo, incluso puede sentirse el dolor también en la zona cervical, en el antebrazo y en la mano. Es más, en casos más agudos, puede que se pierda la movilidad del hombro casi por completo.

Tratamiento con quiromasaje

En la mayoría de las ocasiones el quiromasaje puede ser un elemento importante del tratamiento. Sin embargo, es muy importante conocer la causa del dolor o, al menos, descartar determinados orígenes del mismo para poder aplicar un tratamiento adecuado. Por eso es fundamental, primero, que el sujeto acuda al médico para que le diagnostiquen y le hagan todas las pruebas radiológicas pertinentes; y, segundo, hacer una valoración previa adecuada, aplicando todas las pruebas y test de las que dispone el quiromasajista.

El tratamiento de la tendinitis degenerativa del manguito rotador puede completarse con quiromasaje, acompañando este de reposo. Además, el médico puede recetar el uso antiinflamatorios e incluso infiltraciones.

Para el tratamiento de la capsulitis retráctil sí se puede aplicar quiromasaje como parte del tratamiento.

En cuanto a la tendinitis cálcica, esta también puede tratarse con quiromasaje, pero solo para calmar el dolor. Este tipo de lesión suele requerir antiinflamatorios e infiltraciones, incluso cirugía.

En el caso de la bursistis subacromiondeltoidea, el quiromasaje está completamente contraindicado. Lo mismo ocurre en el caso de rotura del manguito rotador y en los síndromes bicipitales (excepto en la subluxación bicipital, en la que el quiromasaje puede aplicarse para calmar el dolor).