Calambres – ¿Qué son los calambres?

Los calambres musculares son contracciones involuntarias de los músculos, contracciones fuertes y dolorosas o tensión de un músculo que aparece repentinamente y dura de unos pocos segundos a varios minutos. A menudo ocurre en las piernas.

Los calambres pueden producirse por diversas causas, siendo las más comunes los largos periodos de ejercicio o trabajo físico. Una mala preparación o física o nutritiva, como la deshidratación, también puede influir..

Durante el embarazo también es común sufrir calambres. Las personas mayores tienen mayor riesgo de sufrirlos, así como personas con afecciones como la diabetes o trastornos hepáticos. Estos calambres son muy dolores y no permiten utilizar el músculo dañado durante un tiempo. La recuperación consiste en el descanso.

¿Qué causa los calambres musculares?

La causa de los calambres musculares no siempre se conoce. Los calambres musculares pueden ser provocados por muchas condiciones o actividades, como, por ejemplo, las siguientes:

  • Ejercicio, lesión o uso excesivo de los músculos.
  • Compresión de los nervios en la columna (estenosis lumbar), que puede producir un calambre en las piernas. El dolor generalmente empeora cuanto más se camina. Caminar en una posición ligeramente flexionada, comos i se empujara un carrito de la compra, puede mejorar o retrasar la aparición de estos síntomas.
  • Exposición a temperaturas frías, especialmente a agua fría.
  • Afecciones médicas diversos, como problemas de flujo sanguíneo ( enfermedad arterial periférica ), enfermedad renal, enfermedad tiroidea y esclerosis múltiple.
  • Permanecer de pie sobre una superficie dura durante mucho tiempo, estar sentado durante mucho tiempo o colocar las piernas en posiciones incómodas mientras duermes.
  • No tener suficiente potasio, calcio y otros minerales en la sangre.
  • Estar deshidratado.
  • Tomar ciertos medicamentos, como antipsicóticos, píldoras anticonceptivas , diuréticos y esteroides.
  • El embarazo: los calambres pueden ocurrir debido a la disminución de las cantidades de minerales, como el calcio y el magnesio, especialmente en los últimos meses del embarazo.

¿Cómo detener un calambre muscular?

Para detener un calambre muscular cuando este se desencadena se pueden probar varias cosas, a ver cuál es la que funciona mejor. 

  • Estirar y masajear el músculo.
  • Daser una ducha o baño tibio para relajar el músculo.
  • Aplicar hielo o una compresa fría, evitando que la zona afectada se moje.
  • Tomar un analgésico, siguiendo las instrucciones del prospecto (consulta al médico o farmacéutico).
  •  Beber mucho líquido. Las bebidas deportivas suelen ayudar con los calambres en las piernas, ya que son ricas en minerales. 

Si el calambre es en la pierna también se pueden probar a caminar o mover la pierna y a estirar los músculos de la pantorrilla, tanto de forma dinámica como de forma estática.

Si crees que un medicamento está causando los calambres musculares debes hablarlo con tu médico, para ajustar la dosis o cambiar el tratamiento. Si estás tomando algún medicamento no recetado deja de tomarlo.  

¿Cómo prevenir los calambres musculares?

Para prevenir calambres musculares, especialmente si los sufres con frecuencia, sigue los siguientes consejos:

  • Bebe mucha agua y otros líquidos, suficientes para que la orina sea de color amarillo claro o transparente como el agua.
  • Limita o evita las bebidas con alcohol o cafeína.
  • Come alimentos saludables que sean ricos en calcio, potasio y magnesio.
  • Monta en bicicleta o bicicleta estática para acondicionar y estirar los músculos.
  • Estira los músculos todos los días, especialmente antes y después del ejercicio y antes de acostarte.
  • No aumentes repentinamente la cantidad de ejercicio. Si quieres entrenar más, aumenta paulatinamente la cantidad e intensidad del ejercicio.
  • Toma un multivitamínico a diario.
  • Si estás tomando medicamentos que se sabe que causan calambres en las piernas, habla con tu médico para que busque otra alternativa.

Cuando los calambres musculares siguen apareciendo

Si, a pesar de todo, sigues teniendo calambres musculares, especialmente si son severos, debes hablar con el médico, para que estudie a ver a qué pueden deberse los calambres, ya que estos puedes ser síntoma de otros problemas de salud, como el síndrome de piernas inquietas.

Además, es posible que el médico pueda recetar algún tipo de relajante muscular para relajar las piernas por la noche y que los calambres no solo se mitiguen, sino que no interrumpan el sueño.