Kinesiología

El término kinesiología proviene de la unión de las palabras griegas “kinesis”, que significa movimiento y “logos”, que significa tratado.

La Kinesiología estudia el movimiento. Se intentan corregir desequilibrios en el cuerpo que afecta a la persona. Es un concepto que incorpora elementos de la medicina tradicional china, puntos reflejo, neurología, psicología, nutrición, terapias manuales, etc.

Todos estos elementos son utilizados con la premisa de que el cuerpo de una persona está interconectado, por lo que cualquier afección repercute en el resto.

La Kinesiología se basa en el conocimiento de lo que le ocurre a uno mismo, de forma que pueda conocer qué necesita y cómo solucionar los problemas. La finalidad de la kinesiología es sanar y hacer crecer a la personaa través de unas sencillas técnicas.

Cómo trabaja la Kinesiología

La Kinesiología precisa de profesionales que tengan una visión global y holística del ser humano y la vida. Es necesario poseer un conocimiento profundo sobre los niveles físico, estructural, bioquímico, emocional y espiritual.

Los kinesiólogos estudian la anatomía humana, la fisiología, el ejercicio físico, psicológico e historia.

Su trabajo es buscar la causa del desequilibrio, para entonces tratar de equilibrar de nuevo el sistema e indicar al paciente los motivos por los que ha llegado a esa situación.

Podemos utilizar la Kinesiología para liberar dolores físicos, detectar hipersensibilidades, disminuir tensiones, lograr mayor rendimiento en el trabajo, crecimiento personal y familiar.

Historia de la Kinesiología

La Kinesiología nace a raíz de la creación de la Quiropraxia por parte del Dr. Palmer, quien junto a Bennet y De Jannete mostraron cómo reajustar el cuerpo mediante la estimulación de los músculos.

Sin embargo, fue el Dr. Goodheart quien descubrió que los músculos débiles podrían fortalecerse aplicando los puntos reflejo descubiertos por Bennet y De Jannette.