Historia clínica

La historia clínica, también llamada,  historial médico o anamnesis  es la información obtenida por un médico o terapueta de un paciente o cliente, al hacer preguntas específicas, ya sea del propio paciente/cliente o de otras personas que conocen a la persona y pueden brindar información adecuada.

El objetivo de la historia clínica es obtener información útil para formular un diagnóstico y brindar la atención adecuada.

Las quejas relevantes (desde un punto de vista médico) informadas por el paciente u otras personas familiarizadas con el paciente se denominan síntomas, que son diferentes de los signos clínicos. Los signos clínicos se determinan mediante un examen directo por parte del personal especialista.

La información obtenida de esta manera, junto con el examen físico, permite al médico y a otros profesionales de la salud formar un plan de diagnóstico y tratamiento. Si un diagnóstico no se puede hacer,  se puede formular un diagnóstico provisional.

Historia clínica en quiromasaje

Es esencial que la historia clínica del paciente e se utilice para establecer posibles problemas que surjan de la aplicación del quiromasaje. Es importante comprender que hay datos de utilidad de diagnóstico muy limitados relacionados con muchos factores.

Por lo tanto, el objetivo del quiromasajista durante la historia del paciente es hacer el mejor juicio sobre la probabilidad de patología grave y contraindicaciones para el tratamiento con base en la información disponible.

Consideraciones del quiromasajista

Un buen quiromasajita debe estar interesado en conocer a todos sus clientes, y no solo lo que duele en el momento en el que acude a su consulta. En este sentido, un buen quiromasajista quiere saber no solo cómo se siente un cliente mental y físicamente en el momento de la cita, sino también cómo puede ayudar a lograr los objetivos durante y después de la sesión de masaje.

Con el fin de brindarle la mejor experiencia de masaje que satisfaga todas las necesidades médicas, mentales y físicas, es importante que el quiromasajista considere  las siguientes áreas  antes de aplicar un masaje terapéutico.

Historial médico

Recibir un masaje es más que simplemente trabajar un músculo tenso. El masaje terapéutico es un enfoque no invasivo y libre de medicamentos para el bienestar basado en la capacidad natural del cuerpo para curarse a sí mismo. El quiromasaje aborda una variedad de afecciones de salud que van desde la tensión inducida por el estrés y los trastornos del sueño hasta la presión arterial alta, diabetes, dolor lumbar, supresión de la inmunidad, lesión de la médula espinal, autismo, fatiga relacionada con el cáncer, atención postoperatoria,  trastornos relacionados con la edad,  dejar de fumar y depresión, entre otros.

Debido al poder del masaje para sanar y restaurar la salud y el bienestar de la mente y cuerpo, es importante conocer el historial médico  del paciente/cliente antes de comenzar una sesión para poder personalizar la experiencia de masaje.

Medicamentos actuales

El masaje es un proceso circulatorio que puede promover la curación incluso a nivel celular, por lo que es importante conocer todos los medicamentos o analgésicos que pueda estar tomando el paciente/cliente. Esta información puede ayudar a asegurar  que el trabajo corporal   no interfiera con el propósito de los medicamentos.

Accidentes y lesiones

Usar el quiromasaje para alentar un proceso de curación más rápido para las lesiones existentes puede ser un buen enfoque  para la rehabilitación y la recuperación. En estos casos, el quiromasajista debe conocer detalles sobre el dolor que siente el paciente/cliente y los detalles asociados con las lesiones para que puedan brindar la mejor experiencia de masaje para cumplir los objetivos.

Por eso es importante que el quiromasajista esté  informado sobre lesiones o accidentes pasados ​​para  no agravar el área afectada.