Gua sha (terapia de raspado)

Gua Sha, también conocida como terapia de raspado, es una terapia alternativa natural que consiste en raspar la piel con una herramienta de masaje para mejorar la circulación. Es una de las herramientas de tratamiento más importantes y menos conocidas que se utilizan en la práctica de la Medicina Tradicional China.

Esta antigua técnica de curación china puede ofrecer un enfoque único para mejorar la salud, abordando problemas como el dolor crónico.

En Gua Sha se raspa la piel con movimientos cortos o largos para estimular la microcirculación del tejido blando, lo que aumenta el flujo sanguíneo. Estos trazos se hacen con un instrumento de bordes suaves conocido como herramienta de masaje gua.

El técnico aplica aceite de masaje en la piel y luego usa la herramienta para raspar repetidamente la piel con un movimiento hacia abajo. Este raspador es rígido y suave y generalmente tiene curvas suaves y formas que se adaptan a diferentes áreas del cuerpo, lo que facilita al médico usar la herramienta para lograr el “Sha” o “petequias transitorias”, que son marcas rojas alrededor de la zona objetivo.

La sensación creada varía desde una presión confortable (no muy diferente a la de un masaje) hasta un roce que se puede aplicar a varias partes del cuerpo.

Gua sha está destinado a abordar la energía estancada, llamada chi, en el cuerpo que los médicos creen que puede ser responsable de la inflamación. La inflamación es la causa subyacente de varias afecciones asociadas con el dolor crónico. Se cree que frotar la superficie de la piel ayuda a romper esta energía, reduce la inflamación y promueve la curación.

El gua sha generalmente se realiza en la espalda, las nalgas, el cuello, los brazos y las piernas de una persona. Incluso se usa una versión suave en la cara como técnica facial. Se puede aplicar una presión leve y aumentar gradualmente la intensidad para determinar cuánta fuerza puede manejar.

Beneficios

La investigación ha demostrado que Gua Sha puede tener algunos beneficios para la salud. Destacan los siguientes:

Alivio del dolor

Después del tratamiento, las personas a menudo experimentan un marcado aumento en la circulación superficial de la sangre, lo que conduce a una relajación muscular local, una disminución del dolor y una sensación general de bienestar.

Efectos antioxidantes

Los ensayos clínicos han demostrado que Gua Sha estimula la producción de un antioxidante recientemente descubierto, la hemo-oxigenasa-1 (HO1), que forma parte de la cascada antiinflamatoria.

Efecto antiinflamatorio y protección inmunológica

Las investigaciones muestran que el Gua Sha conduce a una disminución de la inflamación en todo el cuerpo. Esto también se debe a la producción de hemo-oxigenasa-1, que tiene efectos antiinflamatorios sistémicos beneficiosos y protectores del sistema inmunológico.

Alivio de las migrañas

El gua sha puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza tipo migraña. En un estudio  una mujer que vivía con dolores de cabeza crónicos recibió gua sha durante dos semana. Sus migrañas mejoraron durante este tiempo, lo que sugiere que esta antigua técnica de curación puede ser un remedio eficaz para los dolores de cabeza. No obstante, se necesita más investigación.

Protección del hígado

Un estudio de Harvard de 2011 mostró que Gua Sha redujo la inflamación del hígado en pacientes con hepatitis B crónica activa, lo que explica por qué Gua Sha se usa a menudo en China para tratar los síntomas de la hepatitis aguda y crónica.

Mejora de la congestión mamaria

La congestión mamaria se produce cuando los senos se llenan en exceso de leche. Suele ocurrir en las primeras semanas de lactancia o si la madre está lejos del bebé.

Un estudio de 2008 encontró que a las mujeres se les dio gua sha desde el segundo día después del parto hasta que salieron del hospital tuvieron muchas tenían menos informes de congestión, plenitud de los senos y malestar, lo que facilitó la lactancia materna.