Dorsalgia

La dorsalgia es un dolor en la una zona del segmento vertebral dorsal  (desde la vértebra D1 a la D12) que puede irradiarse hacia la cara anterior del tórax, la zona cervical, la zona lumbar y la región superior del abdomen.

Es más común en mujeres por afectación de la zona mamaria. También es común en las personas que trabajan mucho con los brazos, especialmente si realizan movimientos repetitivos.

El tratamiento de la dorsalgia se basa principalmente en el alivio del dolor y en el trabajo de la causa de dicho  dolor para que no  vuelva a aparecer.

Síntomas

Los síntomas de la dorsalgia incluyen  un dolor constante en la zona media-alta de la espalda entre los omóplatos o escápulas. Normalmente es unilateral, aunque también puede ser bilateral.

El dolor aparece cuando se realiza una torsión y flexión del pecho, extensión del cuello o al elevar los brazos. Ese dolor se siente en la zona superior de la espalda, detrás de los hombros y omoplatos.

En la dorsalgia puede haber síntomas mecánicos, inflamatorios o mixto.

    • Los dolores mecánicos son los que aumentan con el movimiento y mejoran con el reposo.
    • Los dolores inflamatorios empeoran en reposo y mejoran con el movimiento.

Causas

Las dorsalgías se producen por diversas causas, como contracturas musculares de la zona dorsal, dolores viscerales referidos y deformidades de la columna. El estrés también puede dar lugar a dorsalgias. Además, las hernias discales también pueden producir este tipo de dolor, así como alteraciones del sistema respiratorio (tos, infecciones, asma) o reflujo gastroesofágico, entre otras.

La existencia de puntos gatillo en músculos relacionados con la columna dorsal también puede provocar dorsalgias. Los puntos gatillo que pueden provocar dolor referido en la columna dorsal y zona torácica se sitúan en los siguientes músculos:

    • Dorsal ancho.
    • Escalenos.
    • Intercostales.
    • Iliocostal.
    • Romboides.
    • Oblícuos del abdomen.
    • Recto anterior del abdomen.
    • Serrato mayor.
    • pectoral mayor.
    • Serrato menor posteroinferior.
    • Trapecio medio.
    • Trapecio inferior.
    • Transverso- espinosos.

En cualquier caso, s dorsalgias pueden tener múltiples orígenes debido a que en la zona dorsal hay  muchas estructuras capaces de producir dolor.

Dorsalgia interescapular

En la dorsalgia interescapular el dolor se localiza de manera imprecisa en la zona interescapular. Con frecuencia, el dolor va acompañado de parestesias, como hormigueo, quemazón, frío-calor y pinchazos.

Los factores desencadenantes de la dorsalgia interescapular suelen ser las malas posturas, el trabajo, situaciones de estrés y cambios emocionales.

Dorsalgia baja o dorso-lumbalgia

La dorsalgia baja o dorso-lumbalgia suele ser de carácter orgánico. Por ello está indicado el estudio radiológico para descartar cualquier tipo de patología degenerativa de la columna.

Dorsalgia aguda y dorsalgia crónica

Según el tiempo de evolución, las dorsalgias puedes ser agudas o crónicas.

La dorsalgia agua se caracteriza por un dolor intenso a nivel dorsal de aparición rápida que suele desencadenar contracturas musculares y lesiones músculo-ligamentosas. En estos casos el quiromasaje está contraindicado.

La dorsalgia crónica se caracteriza por un dolor a nivel dorsal que va apareciendo lentamente y de manera progresiva y que puede ser provocado por artrosis en las vértebras dorsales. Además, ciertas alteraciones esqueléticas, como escoliosis o hipercifosis, también provocan dorsalgias crónicas.