Ayurveda

 La medicina ayurveda está considerada como un estilo de vida basada en la unión de cuerpo, mente y espíritu. Su objetivo principal es el restablecimiento del equilibrio del cuerpo. Es uno de los sistemas de curación holísticos (“de cuerpo entero”) más antiguos del mundo, desarrollado hace más de 3.000 años en la India.

El masaje ayurveda permite mejorar el estado físico y mental de los pacientes. Ayurveda ayuda a prevenir enfermedades respiratorias y digestivas, potencia el sistema inmunológico, rejuvenece toxinas y equilibra el cuerpo.

El objetivo del tratamiento ayurvédico es limpiar el cuerpo de alimentos no digeridos, que pueden permanecer en el cuerpo y provocar enfermedades. El proceso de limpieza, llamado “panchakarma”, está diseñado para reducir los síntomas y restablecer la armonía y el equilibrio. Para lograr esto es necesario conseguir la purificación de la sangre, el masaje con aceites específicos, la ingesta de determinadas hierbas y la limpieza con tratamientos laxantes.

Fundamentos de Ayurveda

Hay muchas similitudes entre el Ayurveda, una antigua tradición médica india, y la medicina tradicional china. Comparten con la medicina occidental un objetivo común: restablecer el equilibrio del cuerpo.

En sánscrito, la palabra ayurveda significa “ciencia de la vida”- Este término evoca el principio de que la salud es responsabilidad de cada personas. Es por eso que el papel del terapeuta es solo guiar a los pacientes.

Otro punto en común con la medicina tradicional china es que el Ayurveda se basa en una filosofía de los estados de ánimo, que tiene tres fuerzas fundamentales, los doshas.

Las tres doshas

Según  Ayurved,  cada persona está hecha de cinco elementos básicos que se encuentran en el universo: espacio, aire, fuego, agua y tierra. Estos elementos se combinan en el cuerpo humano para formar tres fuerzas o energías vitales, llamadas doshas, que controlan cómo funciona tu cuerpo.

Todos nacemos con un equilibrio específico entre estos tres doshas.  Las proporciones en las que están presentes dependen del temperamento del individuo y pueden variar según la comida, el clima y otros factores que influyen en el estilo de vida. Los doshas determinan la personalidad, el tipo de condiciones que es susceptible de contraer y el tipo de alimento, plantas y ejercicios físicos que son mejores para cada uno.

El término sánscrito dosha significa “aires vitales”, y son tres:  vata, pitta y kapha. Estos doshas están presentes en cada persona, aunque predomina uno o dos y estos aportan características predeterminadas a cada individuo.

  • Vata regula el movimiento del cuerpo y la mente, y el funcionamiento del sistema circulatorio, el sistema nervioso, los músculos y los huesos. Se asocia con sequía, frío y viento. 
  • Pitta : controla los procesos de transformación, como la conversión de alimentos en energía. Se asocia con la humedad y el calor y la capacidad de concentración. 
  • Kapha gobierna la estructura corporal y la lubricación, promoviendo, por ejemplo, una función articular saludable,. Se asocia con la tierra, el agua y el frío.  

Masaje ayurvédico

El  masaje ayurvédico se realiza con aceites naturales que deben haber sido indicados por un médico ayurveda. Sin embargo, el masaje debe ir unido a una forma de vida que incluye acciones variadas y enfocadas a mejorar nuestra vida a través de una alimentación natural, ejercicio físico y armonía mental.

Más de 5.000 años de investigación empírica han refinado el masaje ayurvédico que combina el conocimiento experto del cuerpo con el conocimiento de los aceites, la música y las técnicas de trabajo corporal. Todo ello ha dado lugar a un arte profundo para equilibrar el cuerpo y la mente a través del masaje con aceite.

El masaje con aceite se usa en todos los tratamientos de masaje ayurvédico. Su enfoque tranquilo significa que los receptores  son inducidos a un estado relajado durante el masaje. Además, suelen experimentarse beneficios relacionados con la mejora en sus patrones de sueño y una sensación general de bienestar.  

El masaje ayurvédico ayuda a aliviar la toxicidad emocional que recarga el cuerpo y lo sensibiliza físicamente, dando lugar a dolores, bultos y protuberancias. Así, el masaje ayurvédico ayuda a soltar las emociones, así como las heridas emocionales no resueltas.  

Durante un masaje ayurvédico, se produce una transferencia sutil de energía electromagnética entre el terapeuta y el paciente, por lo que es importante confiar y sentir buena conexión con el terapeuta elegido. Uno debe sentirse receptivo y seguro para permitir que la energía del terapeuta fluya. 

 

 

 

l.