Estiramiento muscular

El estiramiento muscular se utiliza en quiromasaje especialmente en el llamada masaje en estiramiento. En estos casos, el quiromasajista realiza un estiramiento asistido al sujeto.

El estiramiento muscular como terapia no es un concepto nuevo, ya que es bueno que el cuerpo se estire, ya sea para evitar lesiones como deportista o para mantener la movilidad a medida que nos hacemos mayores.

La masaje en estiramiento  permite al quiromasajista identificar las limitaciones de cada cuerpo en una posición segura y relajada, y trabajar en el fortalecimiento de las áreas problemáticas para garantizar que se pueda mover  sin causar más daño o dolor.

Beneficios del estiramiento muscular

El estiramiento muscular suele ser efectivo para el dolor, tanto en el músculo como en la fascia circundante, y también mejora la postura y la movilidad. En el caso de las personas que viven y trabajan más tiempo existe la necesidad de opciones de tratamiento fuera del enfoque tradicional, especialmente en cuanto a la ingesta de medicamentos para el dolor.

El estiramiento  ayuda a la curación funcional, incluida la formación de cicatrices y tejido fibroso. El estiramiento también es útil para restaurar el rango completo de movimiento articular y promover un movimiento sin dolor.

Con la terapia de estiramiento, los quiromasajistas pueden desempeñar un papel proactivo que ayude a los clientes sentirse jóvenes ya  disfrutar de una buena calidad de vida.

Técnicas de estiramiento muscular

Existen varias técnicas que los quiromasajistas pueden usar. Son las siguientes:

Estiramiento activo

El estiramiento activo, desarrollado por Charles Sherrington en 1904, requiere que el músculo opuesto al que se estira se contraiga durante todo el estiramiento. Por ejemplo, si se estiran los isquiotibiales, el sujeto contraerá sus cuádriceps a medida que la pierna se guía hacia arriba. Esto beneficia enormemente a un individuo con un área que está apretada debido a un desequilibrio en los músculos opuestos. Esencialmente, cuando un músculo ha dejado de contraerse y no está trabajando con el músculo antagonista, causando dolor, esta técnica despierta el área que no funciona y alivia el desequilibrio y el dolor.

Estiramiento pasivo

El estiramiento pasivo es exactamente como suena: el cuerpo se relaja mientras se estira. Si bien es más eficaz cuando lo realiza un terapeuta capacitado, un estiramiento de cuerpo completo bostezando a primera hora de la mañana al despertar es una forma de estiramiento pasivo, y en cualquier escenario este tipo de estiramiento libera endorfinas y relaja la mente y el cuerpo.

Estiramiento de resistencia

El estiramiento de resistencia fue desarrollado en la década de 1980 por Bob Cooley. Esta es una excelente opción para la rehabilitación   orientada hacia un tejido menos flexible. Es fundamental mantener las articulaciones inestables manteniéndolas contraídas durante cada movimiento. Esta técnica requiere que el sujeto resista hasta 10 a 50 por ciento durante todo el movimiento de estiramiento, que se aplica cada vez más profundamente.

Facilitación neuromuscular propioceptiva

La facilitación neuromuscular propioceptiva fue desarrollada por Herman Kabat en la década de 1940. Esta técnica de estiramiento implica tanto el estiramiento como la contracción del músculo objetivo. Esta combinación permite que el cuerpo gane movilidad sin forzar un estiramiento más allá del nivel de comodidad. Para aplicar este método, el sujeto presiona nuevamente dentro del terapeuta para estirar el área, manteniendo el estiramiento por hasta 10 a 30 segundos, alargando de manera segura el tejido sin lesiones.

¿Qué tipo de estiramiento muscular usar?

Cada cuerpo es diferente , como lo es el objetivo terapéutico de cada persona. Por esta razón, cada estilo y modalidad de estiramiento es valioso, y cualquier combinación de técnicas puede ser apropiada para cada sesión individual.

Cuando se aplica correctamente y en las áreas correctas, todas las formas de estiramiento asistido mejorarán la movilidad, al tiempo que disminuirán el dolor.

Los estudios han demostrado que la mayoría del dolor corporal está asociado con el desequilibrio muscular. Tener la experiencia para evaluar qué músculos están tensos versus débiles, y centrarse en la parte correcta del cuerpo es fundamental para ser un terapeuta eficaz de estiramientos y masajes.