Artrosis

La artrosis es una enfermedad crónica que lesiona el cartílago articular y provoca el deterioro de los huesos por desgaste que afecta a la capacidad de movimiento de una persona debido al dolor y la inflamación. 

Se trata de una enfermedad degenerativa que afecta al desgaste del cartílago de las articulaciones y, como consecuencia, estas van perdiendo  flexibilidad y capacidad de funcionamiento.

Causas de la artrosis

Aunque no existen pruebas de herencia genética, sí hay mayor probabilidad de que la artrosis aparezca en personas con familiares que la hayan sufrido. 

Sin embargo, los factores más importantes que provocan artrosis son la obesidad y la falta de ejercicio físico.  Cambiar hábitos alimenticios y practicar deporte ayuda a prevenir y también a reducir los síntomas.

Los movimientos repetitivos de determinas articulaciones o un trauma o lesión deportiva también pueden dar lugar a la aparición de artrosis. 

En general, se considera que la causa de la artrosis  es la consecuencia de una suma de factores genéticos y  ambientales,  aunque en algunos casos hay una causa clara como un traumatismo previo, una infección, una malformación congénita, etc.

Entre los factores ambientales que aumentan el riesgo de padecer artrosis destacan:

  • la edad: a mayor edad, mayor probabilidad de tener artrosis
  • el sexo: la artrosis afecta más a las mujeres que a los hombres
  • la obesidad
  • determinadas ocupaciones o actividades laborales que requieren la realización de movimientos repetitivos
  • el exceso de actividad física que ocasiona  sobrecarga de la articulación o el uso inadecuado de la misma

Ni el clima y los componente de la dieta influyen en la aparición de artrosis. Sin embargo, el dolor puede ser más agudo  cuando hace mal tiempo. Pero esto no implica que la artrosis haya empeorado.

Articulaciones que pueden verse afectadas por la artrosis

  • La artrosis de mano produce desgaste del cartílago de la muñeca. Es una de las más comunes y provoca dolor, rigidez y deformidad. Es una enfermedad común en personas que han realizado trabajos manuales repetitivos, aunque también se manifiesta en personas con herencia genética.
  • En la artrosis lumbar, es el cartílago de la columna lumbar el dañado. Los síntomas son rigidez y limitación de la movilidad. Produce dolor en la zona, aunque también puede sentirse en la nalga o en el muslo.
  • La artrosis de rodilla afecta al cartílago articular que cubre al fémur, la tibia y el peroné. Es una enfermedad molesta porque produce dolor durante la actividad física e impide caminar con normalidad.
  • En la artrosis de cadera es el cartílago de la cadera el que sufre el desgaste. Es una de las más frecuentes, sobre todo en personas de más de 50 años. Esta producirá una pérdida de la movilidad, dolor y rigidez. El tratamiento aliviará los dolores y retrasará la evolución de la enfermedad.
  • En la artrosis cervical es el cartílago de la columna vertebral es que se lesiona por el desgaste. Aunque es muy frecuente en personas mayores, a veces no es detectada debido a que no produce mayor síntoma que el dolor de cuello y rigidez. Como en el resto de artrosis, la medicación ayuda a aliviar los dolores.

Síntomas

El principal síntoma de la artrosis es el dolor, que suele empeorar cuando se realiza un sobreesfuerzo y/o a medida que avanza el día. En los casos en los que la enfermedad ha evolucionado, el dolor puede aparecer en reposo.

Otro síntoma frecuente de la artrosis es la rigidez, es decir, la dificultad para empezar a mover la articulación. Generalmente, la rigidez se manifiesta después estar un tiempo de reposo. 

Tanto el dolor como la rigidez pueden ocasionar un grado de discapacidad funcional importante que hace díficl la realización de ciertos movimientos.

Otros síntomas de la artrosis son los crujidos de la articulación con el movimiento, la hinchazón, la deformidad o el derrame de las articulaciones. En ocasiones también puede aparecer atrofia muscular debido a la disminución de la movilidad, a contracturas musculares y a dolor irradiado a brazos o piernas.

Quiromasaje  para tratar la artrosis

El quiromasaje puede tener muchos beneficios como complemento al tratamiento de la artrosis. 

Entre los beneficios quiromasaje para la artrisis destaca que ayuda a reducir los síntomas de la artrosis, disminuye la inflamación. También ayuda al paciente a recuperar el movimiento y el funcionamiento normal de las articulaciones.

Un importante beneficio que tiene el quiromasaje para el tratamiento de la artrosis es que esta técnica aumenta la flexibilidad de las articulaciones, ayuda a reducir la inflamación y el dolor y fortalece el sistema inmunitario.