Diatermia

La diatermia es un tratamiento terapéutico habitualmente prescrito para afecciones musculares y articulares. La diatermia utiliza una corriente eléctrica de alta frecuencia para estimular la generación de calor dentro de los tejidos del cuerpo.

El calor puede ayudar con varios procesos, que incluyen aumento del flujo sanguíneo, alivio del dolor y mejora de la movilidad de los tejidos a medida que sanan.

La diatermia se usa comúnmente para la relajación muscular y para inducir un calentamiento profundo en los tejidos con fines terapéuticos. También se utiliza  para administrar calor moderado directamente a lesiones patológicas en los tejidos más profundos del cuerpo.

Las primeras observaciones sobre las reacciones de las corrientes electromagnéticas de alta frecuencia sobre el organismo humano fueron realizadas por Jacques Arsene d’Arsonval (1851 – 1940). En 1907 el médico alemán Karl Franz Nagelschmidt acuñó el término diatermia de las palabras griegas dia y θέρμη Therma , que literalmente significa “calentamiento a través de” .

Beneficios de la diatermia

El tratamiento de las lesiones con calor puede aumentar el flujo sanguíneo y hacer que el tejido conectivo sea más flexible. También puede ayudar a minimizar la inflamación y reducir la incidencia de edema o retención de líquidos.

Al aumentar el flujo de sangre al sitio de una lesión, el calor profundo generado con la diatermia puede acelerar la curación.

La diatermia se usa para tratar  condiciones como torceduras y esguinces, artritis, tendinitis, bursitis, tenosinovitis, dolor de espalda, fibromialgia, espasmos musculares, miositis y neuralgia, entre otras.

¿Cómo funciona la diatermia?

La diatermia utiliza corriente eléctrica de alta frecuencia para producir calor en el interior de un tejido objetivo. Puede alcanzar áreas tan profundas unos 3 centímetros debajo de la superficie de la piel.

La máquina de diatermia no aplica calor directamente al cuerpo. En cambio, las ondas generadas por la máquina permiten que el cuerpo genere calor desde el interior del tejido objetivo.

La diatermia generalmente es parte de una terapia física completa o  de rehabilitación. La frecuencia y la duración de los tratamientos varían.

Tipos de diatermia

Hay tres tipos principales de diatermia: onda corta, microondas y ultrasonido.

La diatermia de onda corta utiliza energía electromagnética de alta frecuencia para generar calor. Se puede aplicar en ondas de energía pulsadas o continuas. Se ha utilizado para tratar el dolor de los cálculos renales y la enfermedad inflamatoria pélvica. Se usa comúnmente para afecciones que causan dolor y espasmos musculares como esguinces, bursitis o tenosinovitis, entre otras.

Por otra parte, la diatermia por microondas utiliza microondas para generar calor en el cuerpo. Se puede usar para calentar de manera uniforme los tejidos profundos sin calentar la piel. Como no puede penetrar en los músculos profundos  es más adecuado para las áreas más cercanas a la piel, como los hombros.

Por último, la diatermia por ultrasonido utiliza ondas sonoras para tratar tejidos profundos. El calor es generado por la vibración del tejido. Esto promueve el flujo de sangre al área. La diatermia por ultrasonido se usa para esguinces musculoesqueléticos, espasmos musculares, neuromas, contracturas o adherencias conjuntas.

Riesgos de la diatermia

La energía electromagnética utilizada en la diatermia de onda corta y microondas puede causar calor extremo en dispositivos metálicos como elementos metálicos insertados en los huesos, rellenos dentales y suturas de metal.

Esto podría causar quemaduras en el tejido cerca del implante. El procedimiento no debe usarse sobre estas áreas para evitar el riesgo de quemaduras.

Durante el tratamiento de diatermia, el sujeto se convierte en parte del campo eléctrico, por lo que tocar un objeto metálico directamente podría provocar una descarga eléctrica o quemaduras.

Por otra parte, destacar que la diatermia se debe evitar sobre placas de crecimiento abiertas en niños.

Además, la diatermia no se considera segura para ciertas áreas del cuerpo, incluyendo ojos, cerebro, orejas, médula espinal, corazón, geniales y órganos reproductivos.

Artículos relacionados: