Pases magnéticos

Los pases magnéticos, pases magnéticos sedantes, pases cutáneos sedantes o acariciamientos son un tipo de maniobra del quiromasaje que constituye el pilar de todas las intervenciones del quiromasajista. Esto se debe a que todas  y cada una de las intervenciones de este comenzarán y finalizarán con esta maniobra. Se considera que los pases magnéticos son una forma de contacto.

La acción del pase magnético, aparte de la toma de contacto, se utiliza también para limpiar la piel y mejorar la circulación dérmica, así como  la función secretora de las glándulas sebáceas y sudoríparas.

El pase magnético es eminentemente una maniobra sedante, ya que disminuye el nivel de excitabilidad del sistema nervioso central. Su uso prolongado tiene una importante acción relajante y psicosedante. Aunque también se puede usar para estimular.

La dirección de los pases magnéticos depende de la intención del quiromasaje. La frecuencia de esta maniobra debe ser lenta si se buscan fines relajantes y rápida si se busca estimulación.

En cuanto al tiempo de aplicación, generalmente será breve, al comienzo y al final de las intervenciones. La intensidad dependerá del fin que se pretenda alcanzar.

Objetivo de los pases magnéticos

Los pases magnéticos se utilizan para inducir al cuerpo del sujeto a un estado determinado en función de la prioridad de la actuación.

Es decir, si el quiromasajista quiere realizar un tratamiento de relajación, por ejemplo, los pases magnéticos serán muy superficiales, de modo que estimulen los receptores cutáneos para crear una serie de sensaciones agradables.

Sin embargo, en el caso de que se vaya a realizar una intervención descontracturante, el quiromasajista realizará un contacto más profundo y continuo con los pases magnéticos. Además, les impondrá otro ritmo, de modo que puede generar otro tipo de estímulo.

Por lo tanto, varias técnicas puedes ser consideradas como pases magnéticos sedantes, desde el movimiento suave con las yemas de los dedos hasta presiones agradables de tipo más global.

Efecto de los pases magnéticos

El efecto de los pases magnéticos es tan suave que con ello se consigue estimular los receptores nerviosos cutáneos y producir de este modo una relajación muscular mucho más profunda.

En la maniobra de los pases magnéticos sedantes los movimientos son variados. De hecho, su línea de trabajo es tan abierta que permite incluir técnicas diferentes para cada sujeto en concreto según su situación individual.

Pases magnéticos según zonas corporales

Según la zona, los pases se pueden realizar de diferente forma:

  • En la espalda, los pases magnéticos pueden hacerse desde la columna vertebral hacia los lado.
  • En el cuello, los pases magnéticos se pueden hacer desde el occipucio hacia los hombros.
  • En la cabeza, los pases magnéticos se hacen desde la frente hacia el occipucio.
  • En la cara, los pases magnéticos se hacen desde la línea de la frente hacia el occipucio.
  • En el tórax, los pases magnéticos se puede hacer desde la clavícula hacia abajo, y también desde el esternón hacia los lados, siguiendo las costillas.
  • En las extremidades inferiores y superiores, los pases magnéticos se pueden hacer desde la raíz hasta los extremos, en dirección centrífuga.

Artículos relacionados: