Rodamiento muscular

El rodamiento muscular es una maniobra que se practica en quiromasaje para soltar y tonificar la musculatura y producir sensación de descanso.

La técnica del rodamiento muscular se usa para generar una separación de los vientres musculares en relación a sus planos más profundos. Lo que va a hacer esto es genera una condición adecuada para el aporte sanguíneo de los tejidos.

En algunos casos, los músculos se contraponen entre sí en planos alterados y en direcciones fisiológicas anómalas. Es decir, es como se si montasen o desordenasen, de modo que el quiromasajista puede realinear las fibras como consecuencia del movimiento global de sus vientres.

Técnica

Esta maniobra se hace con las dos manos en forma  capiculada; es decir, con una mano en sentido contrario a la otra el quiromasajista presiona comprimiendo los músculos sobre los huesos e imprimimos un movimiento alternado y lateral de manos, más amplio que rápido.

Es decir, con ambas manos, una en sentido contrario a la otra (esto es lo que significa en forma capiculada) el quiromasajista realiza un movimiento de vaivén manteniendo una presión constante, presionando y comprimiendo los músculos sobre los huesos e imprimiendo un movimiento alterado y lateral de las manos.

La dirección de aplicación del rodamiento muscular es ascendente y descendente. El tiempo de aplicación dependerá de la intervención o tratamiento.

En cuanto a la intensidad, el rodamiento muscular se realizará de forma más o menos profunda, según la resistencia del sujeto. Por último, la frecuencia de aplicación puede ser lenta o rápida, pero siempre rítmica.

Aplicación

El rodamiento muscular es una maniobra que en quiromasaje se aplica en las extremidades y también sobre la columna vertebral.

Cabe destacar que el rodamiento muscular es muy eficaz en el quiromasaje deportivo en el masaje pre-competición. Esta maniobra también es muy efectiva para tratar alteraciones de circulación profunda y en casos de tensión nerviosa, dado el efecto relajante que produce.

Por otra parte, el rodamiento muscular aumenta el tono muscular cuando el vaivén que se aplica en su realización es más rápido que breve. Hacerlo de esta forma incrementa la velocidad de la sangre. Además, también activa lo nociceptores, lo que involucra directamente al sistema nervioso simpático que, como respuesta, nos mantiene en alerta y listos para cualquier tarea que precise la realización de cualquier tipo de esfuerzo físico.

Dicho esto, no extrañará decir que el rodamiento muscular se emplea especialmente en las extremidades inferiores, especialmente en los masajes deportivos.