Masajista

La terapia de masaje es la manipulación científica de los tejidos blandos del cuerpo, que consiste principalmente en técnicas manuales (prácticas) como aplicar presión fija o móvil, sostener y mover los músculos y tejidos corporales. El masajista es la persona que se encarga de poner en práctica las técnicas y maniobras para llevar a cabo el masaje.

Un masajista ayuda a las personas a controlar una condición de salud o mejorar el bienestar mediante el tacto, la presión y el movimiento para manipular los músculos y los tejidos blandos del cuerpo.

Qué hace un masajista

Los masajistas hablan con los clientes sobre síntomas, historial médico y resultados deseados para evaluarlos y así para localizar áreas dolorosas o tensas del cuerpo. Después, se ocupan de manipular los músculos u otros tejidos blandos del cuerpo.

Además, los masajistas brindan a los clientes orientación sobre cómo mejorar la postura, el estiramiento, el fortalecimiento y la relajación general.

Los masajistas usan sus manos, dedos, antebrazos, codos y, a veces, incluso los pies, para amasar los músculos y los tejidos blandos del cuerpo a fin de tratar lesiones y promover el bienestar general.

Los masajistas pueden usar lociones y aceites, mesas o sillas de masaje y lámparas de calor, así como otros medios, cuando tratan a un cliente. Pueden ofrecer a los clientes información sobre técnicas de relajación adicionales o ejercicios para practicar entre sesiones.

Cabe destacar que los masajistas pueden especializarse en muchos tipos diferentes de masaje,como masaje sueco, l masaje de tejido profundo o masaje deportivo, entre otros. . La mayoría de los masajistas se especializan en varias modalidades, que requieren diferentes técnicas. Por lo general, el tipo de masaje administrado depende de las necesidades y la condición física del cliente.

Un masajista puede trabajar en muchos entornos diferentes.  Algunos entornos típicos en los que podría trabajar un masajista pueden incluir:

    • Balnearios
    • Instalaciones de vivienda asistida
    • Oficinas privadas o corporativas
    • Hoteles
    • Hospitales
    • Gimnasios
    • Consultorios médicos o quiroprácticos
    • Centros de bienestar o rehabilitación.
    • Centros comerciales
    • En el domicilio del cliente

Propósito del masajista

En general, los masajistas se ocupan de realizar masajes para mejorar el flujo de sangre y linfa (líquido en las glándulas linfáticas, parte del sistema inmune), para reducir la tensión muscular o la flacidez, para afectar el sistema nervioso a través de la estimulación o sedación, y para mejorar la cicatrización de los tejidos.

A través de los masajes, eEl masajista puede  brindar beneficios como los siguientes:

    • reducir la tensión muscular y la rigidez.
    • aliviar los espasmos musculares.
    • aumentar la flexibilidad de las articulaciones y las extremidades.
    • mejorar el rango de movimiento.
    • aumentar de la facilidad y eficiencia del movimiento.
    • aliviar puntos de tensión y estrés general.
    • inducir la relajación, promoviendo una respiración más profunda y fácil.
    • mejorar la circulación sanguínea y el movimiento de la linfa.
    • aliviar los dolores de cabeza y la fatiga visual relacionados con la tensión.
    • promover la curación más rápida de las lesiones de los tejidos blandos.
    • reducir el dolor y la hinchazón relacionados con las lesiones.
    • reducir la formación de tejido cicatricial después de lesiones de tejidos blandos.
    • mejorar la salud y la nutrición de la piel.
    • mejorar la postura cambiando los patrones de tensión que afectan la postura.
    • reducir el estrés emocional o físico y reducir la ansiedad.
    • promover sentimientos de bienestar.
    • aumentar la conciencia de la conexión mente-cuerpo.
    • mejorar la conciencia mental y el estado de alerta en general.