Movilizaciones

Las movilizaciones mejoran la circulación sanguínea y linfática, así como la secreción del líquido sinovial. También ejercen una influencia favorable en el aparato locomotor. Son de amplia aplicación en el masaje deportivo.

Las movilizaciones son un conjunto de técnicas que se basan en emplear movimientos programados  para la protección, la recuperación o el perfeccionamiento de la función de las estructuras móviles.

Clasificación

La clasificación de las movilizaciones se realiza según la participación del sujeto en la ejecución de los movimientos, y   dependiendo de la ayuda o resistencia aplicada, manual o por mecanismos externos.

Teniendo esto en cuenta, las movilizaciones pueden se activas,  contra resistencia y pasivas.

Movilizaciones activas

Las movilizaciones activas se realizan sin la intervención de ninguna fuerza externa. De hecho, por sí mismas ejercen una influencia considerable en los músculos, en los ligamentos, en las articulaciones y en el estado general del organismo.

Las movilizaciones activas se utilizan cuando es necesario activar la función del sistema nervioso central o periférico, e intensificar un sistema muscular que se ha debilitado (por enfermedad o lesión, por ejemplo). Dependiendo de los objetivos y posibilidades del sujeto se adaptará la duración y la intensidad de los movimientos activos.

 Movilizaciones contra resistencia

 Las movilizaciones contra resistencia implican movimientos en los que músculos y   ligamentos vencen la resistencia que ofrece el masajista o el propio sujeto. Mediante los movimientos contra resistencia se puede dosificar la carga y entrenar cada grupo muscular. Esto es especialmente importante para curar las lesiones  musculares, de articulaciones y de ligamentos.

 La resistencia debe corresponder a la fuerza del músculo durante su contracción. Al principio, el movimiento contra resistencia debe ser suave. Después, se debe intensificar progresivamente y al final debe volver a ser suave.

Para ejercer la resistencia, el masajista debe tener siempre en cuenta ejecutar movimientos seguidos, sin momentos o relajaciones bruscos.

Movilizaciones pasivas

 Las movilizaciones pasivas se ejecutan bajo la acción de una fuerza externa. El paciente no ejerce resistencia alguna. Las movilizaciones pasivas se aplican después de una masaje profundo de los músculos y de las articulaciones. El sujeto debe estar lo más relajado posible y en una posición cómoda.

Antes de iniciar las movilizaciones pasivas es necesario determinar la amplitud de las articulaciones. Para ello se realizan movimientos activos antes de poder ejecutar los movimientos pasivos.

Estos movimientos se ejecutan lentamente, y se va aumentando progresivamente la amplitud hasta lograr la máxima amplitud. Estos movimientos no se deben realizar de manera brusca  ni tampoco se les debe aplicar una  fuerza excesiva.

Tipos de movilizaciones

Las movilizaciones pueden ser de diversos tipos.

Flexión

La flexión es la aproximación de la cara anterior o posterior de un segmento corporal a otro. Por ejemplo, coblar tronco o doblar un miembro sobre sí mismo.

Extensión

La extensión es la separación de la cara anterior o posterior. Es la movilización contraria a la flexión.

Rotación

La rotación es el giro sobre su propio eje de un segmento corporal. Por ejemplo: dedo, brazo, cabeza.

Circunducción

La cincunducción consiste en efectuar círculos de máxima amplitud.

Abducción

La abducción es la separación de un segmento corporal de la línea media, es decir, del eje del cuerpo. Por ejemplo: poner los brazos en cruz.

Adducción

La adducción es la es la aproximación de un segmento corporal a la línea media. Es contraria a la abducción.

Pronación

La pronación es un movimiento del antebrazo en el cual la palma de la mano queda mirando hacia abajo.

Supinación

La supinación es un movimiento del antebrazo en el cual la palma de la mano queda mirando hacia arriba. Es contraria a la pronación.

Eversión

La eversión es la separación de la línea media de la cara plantar del pie. Es la suma de los movimientos de flexión dorsal, pronación y abducción. Por ejemplo: borde externo del pie elevado.

Inversión

La inversión es el acercamiento de la planta del pie a la línea media. Es la suma de los movimientos de flexión plantar, supinación y aducción. Es la movilización contraria a la eversión. Por ejemplo: borde interno del pie elevado.

Oposición

La oposición es un movimiento característico del pulgar en el cuál la yema de este dedo se aproxima a la de los restantes.

Objetivos terapéuticos de las movilizaciones

Los objetivos terapéuticos de las movilizaciones son los siguientes:

    • Mantener las superficies deslizantes libres y evitar el dolor por adherencias  y la ruptura de estas mediante manipulaciones
    • Mantener el tono y la actividad contráctil, desarrollar fuerza, evitar los acortamientos musculares y aumentar la resistencia en la fatiga
    • Buscar despertar los reflejos propioceptivos y la conciencia del movimiento.
    • Mejorar la circulación hemofílica y evitar la formación de edema y tromboflebitis
    • Mediante entrenamiento o funcional respiratorio y movilizaciones activas mejorar el sistema aumentando la resistencia a la fatiga (sistema cardiovascular).
    • Mejorar la función del sistema inmunológico y el sistema endocrino.

Artículos relacionados: