Masaje terapéutico

El masaje terapéutico es la movilización de tejidos blandos (como los músculos, la fascia y los fluidos corporales) para restablecer el uso sistémico y biomecánico/funcional normal. Se puede usar para ayudar en el tratamiento de la mayoría de los problemas musculoesqueléticos y problemas asociados. El masaje terapéutico regular da como resultado un mejor funcionamiento circulatorio, linfático y neurológico.

El masaje terapéutico puede ser estimulante o relajante según la técnica, la profundidad y la velocidad aplicadas.

El masaje terapéutico busca no solo relajar todo el cuerpo, sino también resolver algunos de los problemas musculares o “puntos tensos” existentes.

El masaje también puede mejorar la circulación, lo que mejora el suministro de oxígeno y nutrientes a las células musculares y ayuda a eliminar los productos de desecho o reducir la hinchazón. Estos efectos circulatorios del masaje pueden tener valor en el tratamiento de algunas afecciones inflamatorias, como la artritis.

Además, el masaje induce una respuesta de relajación, que reduce la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. También estimula el sistema inmunológico  y, generalmente, disminuye los efectos físicos del estrés.

El masaje terapéutico se puede utilizar como un complemento  para el tratamiento médico convencional de enfermedades y lesiones, aliviando el dolor y el estrés, ayudando a la curación de tejidos blandos y revitalizando el cuerpo. Además, el masaje regular puede mejorar la salud, proporcionando relajación, liberación de la tensión muscular, alivio de la ansiedad y las tensiones, y aspectos de equilibrio del cuerpo/mente/espíritu

Beneficios del masaje terapéutico

Los beneficios del masaje terapéutico son profundos y se vuelven aún más atractivos a medida que aumenta el estrés y la ansiedad en el entorno.

El masaje  terapéutico puede relajar el tejido muscular, lo que puede conducir a una disminución de la compresión de las articulaciones y los nervios, un aumento del rango de movimiento de las articulaciones y los músculos. Esto suele dar lugar a una reducción de dolor y a  una mejor función.

Las personas que padecen afecciones médicas como dolores crónicos del cuerpo, desequilibrios posturales, problemas de peso, lesiones deportivas, fibromialgia, síndrome del túnel, síndrome de Down o autismo se benefician enormemente de recibir un masaje terapéutico.

El masaje terapéutico también se usa como  tratamiento complementario en la atención dental, quiropráctica e incluso para el cáncer. La terapia neuromuscular, la terapia desencadenante y la liberación miofascial son algunas de las técnicas utilizadas en estos masajes. Los pacientes que sufren de depresión crónica también se benefician del masaje terapéutico.

La investigación ha demostrado que las técnicas de masaje terapéutico pueden ser útiles en las siguientes condiciones:

  • Estrés, ansiedad, depresión: el masaje terapéutico promueve la respuesta de relajación, mejora los mecanismos de afrontamiento en pacientes que reciben tratamiento para el cáncer, reduce los síntomas de ansiedad, depresión y trastornos de estrés.
  • Control del dolor: el masaje terapéutico es beneficioso para la fibromialgia, la artritis, la ciática, los dolores de cabeza y los dolores asociados con el parto.
  • Enfermedad pulmonar crónica: el masaje terapéutico aumenta la función respiratoria y disminuye la ansiedad.
  • Problemas digestivos: el masaje terapéutico funciona como terapia complementaria para el tratamiento del estreñimiento crónico.
  • Lesiones: el masaje terapéutico ayuda a solucionar problemas relacionado con el uso excesivo y lesiones por esfuerzo repetitivo, trauma laboral y deportivo, latigazo cervical.

En general, el masaje terapéutico puede aliviar el dolor a través de varios mecanismos, que incluyen la relajación de músculos, tendones y articulaciones dolorosas. También puede aliviar el estrés y la ansiedad, y posiblemente ayude a “cerrar la puerta del dolor” estimulando fibras nerviosas competidoras e impidiendo mensajes de dolor hacia y desde el cerebro.

Un estudio publicado en Annals of Family Medicine en 2014 encontró que las sesiones de masaje terapéutico de 60 minutos dos o tres veces por semana durante cuatro semanas alivian el dolor crónico del cuello mejor que ningún masaje o sesiones de masaje  más cortas.