La técnica de NIMMO

La técnica de NIMMO

La Técnica de Nimmo, como hace Cyriax, proponen la reparación de la lesión traumática respetando el movimiento del músculo y evitando la cicatrización defectuosa.

Para conseguirlo, con esta Técnica se hace un masaje profundo a nivel de la banda tensa, que respeta las líneas de movimiento del tejido, y tiende a romper las fibras restrictivas. Se realizan trayectos más amplios, que deslizan sobre la piel y mantienen siempre un mismo sentido en el raquis.

Mientras se libera la tensión miofascial en la banda tensa, se localiza el TP, y allí se realiza presión durante algunos segundos para bloquear el arco reflejo doloroso. Esto solo se consigue con sucesivos masajes y en sucesivas sesiones, dependiendo de la dolencia.

Esta manipulación solo puede realizarse en determinadas zonas específicas del cuerpo, que corresponden con un segmento vertebral en sufrimiento.

Según el Dr. Daniel Strán, la Técnica de NIMMO “permite una correcta localización del DIM y sus efectos sobre el músculo, ayudan decisivamente en la rehabilitación funcional del mismo”.

Así mismo, aclara que lo fundamental y novedoso de esta Técnica es que aporta un método teórico que permite comprender la fisiopatología global de la lesión segmentaria, y que relaciona la alteración funcional intervertebral con el compromiso de los músculos, tendones y fascias, puesto de manifiesto por la banda tensa y el trigger points.

Suele ser una maniobra dolorosa para el paciente. El principal objetivo es la localización del segmento a corregir. No hay que perder de vista que se trata de una manipulación precisa y localizada, aunque si se realiza mediante trayectos amplios, en el plano de la fascia muscular y al límite del dolor, de lo superficial a los profundo, de lo central a lo periférico, lento, de acuerdo a la respuesta muscular y sin saltear etapas, se puede lograr una maniobra mucho más agradable y si contraindicaciones.