Cachete cóncavo

El cachete cóncavo es un tipo de maniobra utilizada en el quiromasaje, consistente en golpear la zona a tratar con la palma de la mano con los dedos doblados, pero sin apretar. Se trata de un tipo de percusión que se realiza con el puño entreabierto. 

El objetivo de adoptar esta posición con los dedos es conseguir una zona cóncava y que así se comporte como muelle que estimula la musculatura con cada golpe.

Esta maniobra se emplea de forma rápida, alternando ambas manos y sin dejar de golpear. El profesional necesita ser habilidoso y disponer de un buen ritmo.

El cachete cóncavo suele utilizarse en el masaje deportivo, en zonas carnosas como los gemelos y los muslos.

El cachete cóncavo, al igual que el resto de percusiones,  produce  hiperemia y estimula el tono nervioso y muscular. 

Cómo hacer el cachete cónvavo

El cochete cóncavo se realiza el puño entreabierto, con con la mano en forma de porra, de tal modo que  los dedos están flexionados y el dedo pulgar se encuentra tapando el hueco que deja el lateral del dedo índice. En esta posición y con gran juego de muñeca se efectúa la maniobra de forma alterna, a la vez que se va realizando una ventosa para la tonificación de la musculatura.

Durante la ejecución del cachete cóncava solo solamente han de tocar la piel la región hipotenar de la mano y las falanges de los dedos.

Durante un masaje de relajación en las extremidades inferiores interesa movilizar toda la musculatura posterior de forma lateral, para que se suelte. De hecho, la maniobra del cachete cóncavo está especialmente indicada en masaje deportivo de precompetición, así como en problemas circulatorios y de tensión nerviosa.

Cachete dorsopalmar

El cachete dorsopalmar es una manipulación que se hace a partir de la colocación de la mano en la misma posición que para el cachete cóncavo.

Una vez colocada la mano como para hacer el cachete cóncavo, el cachete dorsopalmar se hace en tres tiempos:

  1. Apoya  la región dorsal de la mano a nivel de la primera falange, de tal forma que quede en línea recta con el antebrazo.
  2. Gira de 180 grados la mano sobre sí misma.
  3. Arrastra el antebrazo mientras vas abriendo la mano y estirando los dedos hacia atrás.

El cachete dorsopalmar ayuda a comprimir piel y músculo, a retorcer la masa muscular y a arrastrar la circulación.

Durante el cachete dorsopalmar hay que ir girando la mano suavemente, sin dejar de hacer presión, hasta que los dedos de la mano estén de cara al masajista, sin dejar de flexionar los dedos. Con los dedos están hacia el masajista hay que bajar la región hipotenar hasta que esta quede pegada a la piel del paciente. En ese momento se debe realizar una pequeña fricción mientras se van extendiendo los dedos y la palma de la mano.