El cachete cubital se utiliza en el quiromasaje como una maniobra que permite estimular, tonificar y aumentar la temperatura para mejorar la circulación de la sangre.

Para ello, el quiromasajista golpea la zona a tratar con el perfil de la mano. Realmente es el dedo meñique el que golpea y el resto de dedos realizan la misma acción por la fuerza de la gravedad.

Este tipo de manipulación ayuda a relajar al paciente. Se utiliza a menudo en la espalda después de realizar amasamientos.

La técnica correcta consiste en alternar ambas manos y mantener un ritmo rápido.