Amasamiento digital

El amasamiento digital es la técnica de amasamiento más importante en quiromasaje. De hecho, esta técnica interviene en todos los tratamientos que aplican los quiromasajistas. El amasamiento digital, también conocido como amasamiento ordinario, se realiza con el lado de la palma de la mano sin utilizar las yemas de los dedos.

Según sea la zona que se vaya a tratar, el amasamiento digital ser trabaja con los dedos que se quiera  haciendo pequeños círculos  hacia afuera  con las yemas de los dedos, mientras la mano se coloca en posición cóncava. Los movimientos se realizan  con las dos manos y de forma alterna.

El amasamiento digital se suele aplicar cuando el masaje no debe ser muy profundo ni demasiado fuerte, por ejemplo, cuando hay sensaciones de dolor en los músculos, después de una larga convalecencia o después de una lesión.

Efectos del amasamiento digital

El efecto que busca el amasamiento digital es enriquecer la zona tratada con aumento de riego sanguíneo. Esto es así porque  al amasar hay una mayor llegada de sangre, por lo que se nutre mejor la zona.

Además, el amasamiento digital también disminuye las contracturas, porque hay un aumento del tono muscular por encima de lo normal. Esto da lugar a la reducción del dolor, ya que al amasar las fibras musculares reciben mayor circulación y, por lo tanto, elasticidad.

Técnica del amasamiento digital

La técnica de ejecución del amasamiento digital sigue cinco ciclos:

  1. Primero se coloca la mano con el dedo pulgar muy separado a lo ancho del músculo que se va a trabajar.
  2. Después, se abarca el músculo a lo ancho con los dedos rectos, de forma que entre la palma de la mano y el músculo no quede nada de espacio, y se levanta uniendo los dedos, cuidando que el dedo pulgar se oriente hacia los demás dedos y que los otro cuatro dedos estén orientados hacia el dedo pulgar.
  3. Luego, a la hora de hacer el movimiento inverso, se desplaza el músculo hacia el lado de los cuatro dedos hasta el máximo posible.
  4. A continuación, sin apretar los dedos y sin soltar el músculo, la mano vuelve a colocarse junto al músculo en la posición de partida.
  5. Por último, para finalizar este movimiento, los dedos sueltan el músculo, pero la palma de la mano sigue en contacto con él. Entonces, la mano se adelanta unos  3 o 4 cm para abarcar otra zona y volver a iniciar el primer ciclo.

Es importante tener en cuenta que un ciclo de repetición se compone de cinco ciclos. Entre los cinco ciclos de un ciclo de repetición no debe haber ningún tipo de pausa.

El doble amasamiento circular

El doble amasamiento circular es la técnica  más frecuente en el masaje deportivo y terapéutico. El doble amasamiento circular se aplica tanto en   músculos débiles y atrofiados como en  músculos fuertes y duros para  favorecer una buena relajación muscular e incrementar su tono.

Por lo general, el doble amasamiento circular se aplica en todas las zonas y músculos del cuerpo, excepto en los músculos planos,  ya que estos no pueden ser estirados en dirección ascendente.

El doble amasamiento circular se ejecuta con el masajista colocado de pie o sentado perpendicularmente, con las manos a los ancho de la zona que se va a tratar. Las manos están separadas por una mano de ancho, de modo que los cuatro dedos de ambas manos quedan a un lado y los dedos pulgares al otro.

En esta posición, el quiromasajista abarca el músculo con ambas mano y levanta el músculo juntando los dedos, ejerciendo presión y desplazando el meñique, mientras con la otra va hacia el dedo pulgar. A continuación, sin soltar el músculo, el quiromasajista repite el mismo movimiento en dirección contraria.