El amasamiento digital se realiza con las yemas de los dedos, semiflexionados, con movimientos circulares y presión media.

El movimiento comienza con el dedo meñique y termina con el pulgar, alternando ambas manos.

Se utiliza, sobre todo, para aumentar el riego sanguíneo, destensar los músculos y mejorar el dolor de las contracturas.