Helioterapia

La luz solar (luz ultravioleta) es extremadamente beneficiosa. La helioterapia es el uso de la luz solar natural para el tratamiento de determinadas afecciones de la piel. Es una forma de fototerapia . También se le llama terapia climática.

Pero la utilización de luz del sol como método terapéutico no es nuevo. Se cree que los antiguos egipcios utilizaron ‘tomar el sol’ como fototerapia , y los antiguos griegos y romanos utilizaron la luz solar para fototerapia o helioterapia. Es más, el tratamiento de las enfermedades por la luz solar fue practicado sistemáticamente por Hipócrates, el padre de la medicina.

Por otra parte, los colonos incas , asirios y los primeros alemanes también adoraban al sol como una deidad que traía salud. La literatura médica india que data del 1500 a. C. describe un tratamiento que combina hierbas con luz solar natural para tratar áreas de la piel no pigmentadas.

En la era moderna, fue en 1880 cuando la helioterapia se convirtió en un procedimiento terapéutico reconocido, concretamente para el tratamiento en la tuberculosis quirúrgica;y ganó una gran popularidad. Desde entonces, se realizaron más estudios para descubrir más beneficios para la salud de la luz solar.

Muchas instituciones de salud se construyeron a gran altura o junto a las costas de Europa para proporcionar helioterapia a pacientes que padecían tuberculosis en abdomen, huesos y articulaciones, artritis psoriásica, uveítis, dermatitis atópica y enfermedades reumatoides, etc.

Actualmente, la helioterapia e utiliza como tratamiento para el trastorno afectivo estacional durante el invierno y en los trastornos del ritmo circadiano , como el trastorno de la fase tardía del sueño. Además, parece que, según estudios preliminares, también se puede utilizar para  tratar trastornos psiquiátricos no estacionales, en particular la depresión mayor y la depresión en el trastorno bipolar.

Como tratamiento para los trastornos de la piel, la helioterapia ayuda a corregir la psoriasis, el acné vulgar, el eccema/dermatitis atópica y la ictericia neonatal.

¿Cómo funciona la helioterapia?

La luz que viaja a través de la epidermis puede afectar la bioquímica celular en la piel, lo que a su vez puede afectar la velocidad de reacción de las enzimas, la reparación de tejidos, la regeneración celular, la aceleración del flujo sanguíneo y el aumento del suministro de oxígeno. Este es un tratamiento muy relajante, calmante y no invasivo.

La parte ultravioleta ( UV ) del espectro de la luz solar tiene efectos beneficiosos en pequeñas dosis. Los rayos UVB de longitud de onda corta y los rayos UVA de longitud de onda más larga inducen la producción de vitamina D y otras sustancias químicas que protegen las células de la piel. La radiación UV es antiinflamatoria , inmunosupresora y antiproliferativa.

La parte de la luz del día del espectro de la luz del sol también puede ser útil en el tratamiento de afecciones de la piel, por ejemplo en combinación con el agente fotosensibilizante, ácido metil aminolevulínico , para la terapia fotodinámica con luz del día (PDT) para tratar las queratosis actínicas .

Beneficios y desventajas de la helioterapia

La helioterapia está disponible en todas partes, aunque depende del tiempo y del clima. Además, la helioterapia es asequible, especialmente en países donde la fototerapia es inaccesible

Sin embargo,  la helioterapia también incluye ciertas desventajas. Una de ellas se refiere a los efectos secundarios que puede provocar, como quemaduras solares, riesgo de reacciones de fotosensibilidad, envejecimiento cutáneo prolongado y cáncer de piel.

Cómo utilizar la helioterapia

Para utilizar la heliterapia hay que tener en cuenta lo siguiente:

    • Evitar la exposición excesiva al sol. La helioterapia no es adecuada para personas fotosensibles o de piel muy  clara. No hay que olvidar que el sol es un carcinógeno de clase 1.
    • Realizar exposiciones a la misma hora  del día, todos los días.
    • Continuar con el tratamiento indicado por el dermatólogo.
    • Uso regular de emolientes.