Así es cómo debe hacerse un masaje de pies

Una de las zonas del cuerpo que pueden sobrecargarse son los pies. Ya sea caminando o corriendo, pueden provocarnos molestias y no debemos olvidarnos de su cuidado.

Un masaje de pies puede ser la solución para aquellas personas que, por diversos motivos, sufren de dolores o molestias en esta parte. A continuación, te mostramos cómo realizar este tipo de masaje y todas las pautas que debes llevar a cabo.

Foto: Jan Romero en Unsplash

Pautas para realizar un masaje de pies

Los problemas en los pies suelen estar relacionados con una sobrecarga de la zona, por ejemplo, si utilizas zapatos muy cerrados o apretados, o bien que no tienen ventilación, estos pueden provocar molestia o incomodidad. Es en esta parte del cuerpo donde apoyamos el peso, por lo que juegan un papel fundamental en la salud.

Si los cuidas y se descarga la tensión acumulada, puedes mejorar mucho tu bienestar. Por otro lado, tienen una especie de mapa que contiene puntos reflejos que, al ser activados por un especialista, consiguen estimular al organismo para hacer frente a enfermedades.

Debes colocar al paciente en la posición de decúbito supino y el pie deberá estar ligeramente elevado. Para ello, puedes utilizar un rodillo de espuma que te permitirá hacer el trabajo de la zona posterior, más concretamente en el tendón de Aquiles.

Antes de iniciar el masaje, debes limpiar la zona del polvo o sudor. Para ello, puedes utilizar una toalla mojada con agua caliente o toallitas húmedas.

Durante este proceso, envuelve el pie con una mano mientras realizas la limpieza con la otra. Además, aplica un poco de crema o aceite, pero evitando el exceso, ya que, si no, puede resbalar demasiado.

Como primera toma de contacto, puedes abrazar los pies realizando amasamientos pequeños con la palma de las manos en cada pie. Realizar la circunducción del tobillo, girando cada uno en el sentido de las agujas del reloj suavemente y después en sentido contrario. Repite hasta 5 veces para cada lado ni muy rápido ni muy lento.

Después, utilizando la palma de la mano, puedes presionar los dedos hacia atrás y mantenerlos 10 segundos. Con la otra mano sujeta el otro pie. Una vez hecho esto, realiza una circunducción de los dedos hasta 3 veces por cada dedo, primero en sentido de las agujas del reloj y después al revés.

Con la ayuda del aceite o crema, realiza movimientos circulares en las plantas de los pies y repite 3 veces en cada uno. Después, sostén el pie del usuario con una mano cerca del tobillo y con la otra mano haz presión con los dedos en la planta del pie. También realiza movimientos circulares por la parte del dorso.

Después de esto, con una mano cerrada utiliza el meñique para dar pequeños golpes en la planta del pie y, para terminar, limpia tus manos y cubre el pie con las dos juntas, como si hicieras un sándwich. Para terminar, mantén los dedos abrazados durante 10 segundos.

Maniobras del masaje de pies

Algunas de las técnicas que puedes realizar para el masaje son las siguientes:

 Fricción: se trata de trabajar el pie con una o dos manos en la planta y el dorso y hacerlo en dirección longitudinal.

⎯  Pases sedantes: la dirección será del dorso del pie hacia a los dedos.

⎯  Vaciaje venoso: consiste en ir desde el dorso hacia la pierna y por otro lado a la planta desde los dedos hasta llegar al tendón de Aquiles, con una única mano.

⎯  Amasamiento digital: se realiza dedo por dedo, y después se hace el dorso del pie y por último la planta.

 Amasamiento nudillar total: se hace con solo una mano y en dirección longitudinal.

⎯  Percusión cubital: solo se realiza en la planta del pie.

⎯  Tecleteos: se hace principalmente en la planta del pie para reducir la fuerza de las maniobras anteriores.

⎯  Movilizaciones: en primer lugar, se moviliza dedo por dedo, protegiendo con la otra mano por debajo de la articulación. Una vez se haya terminado con los dedos, puedes pasar a hacerlo en el tobillo protegiendo por debajo los maléolos. Posteriormente, realiza la movilización del metatarso, la cual da lugar a un efecto relajante y ayuda a la movilidad articular. Para ello, debes levantar el metatarso con la yema de los dedos y arquear un poco el pie, apoyando las regiones tenares. En esta posición, realiza movimientos hacia delante y hacia atrás con el pie.

En definitiva, estos son algunos trucos y pasos para realizar un masaje de pies correctamente y generar una gran sensación de bienestar en el paciente.