El estrés ¿aliado o enemigo?

El estrés afecta cada día a más gente. Es estilo de vida que llevamos nos hace estar continuamente ocupados y preocupados. La salud, la familia, el trabajo, la economía, el clima… Todo nos provoca estados de angustia y estrés.

La psicóloga Patricia Vázquez, dice que el estrés no es negativo. “En realidad es un mecanismo natural del organismo que ante una situación de riesgo, nos pone en alerta para protegernos”.

Foto: Nik Shuliahin en Unsplash

Pero para entender mejor qué es el estrés, debemos conocer primero cómo se desarrolla. “El mecanismo del estrés cubre un ciclo”, asegura Vázquez. Según la psicóloga, en primer lugar debe existir una situación de alerta. Es lo que se llama estímulo estresor. A continuación, el cuerpo reacciona secretando sustancias químicas como la adrenalina y el cortisol.

Por último, llega el agotamiento. Cuando pasa el momento más tenso, entonces nos asustamos, temblamos, lloramos e incluso nos desmayamos.

Patricia Vázquez señala que el estrés es positivo porque forma parte del instinto de supervivencia. No obstante, puede convertirse en algo negativo cuando el estrés se mantiene por un largo tiempo, causando malestar emocional y/o físico.

No a todas las personas les afecta igual el estrés, ni todas las personas sufren situaciones de estrés ante una misma coyuntura.

Síntomas del estrés

Físicamente, los síntomas puede manifestarse con problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, migrañas, problemas de piel e incluso de corazón, que pueden llegar a ser fatales.

• Alteraciones del sueño, estado de ánimo, apetito y peso
• Dolores y tensión muscular
• Fatiga crónica
• Malestares digestivos, cardíacos
• Alteraciones dermatológicas
• Frecuentes resfriados o gripes

Emocionalmente, se manifiesta a través de estados, cortos o prolongados, de tristeza, preocupación, apatía, enfado e irritabilidad.

• Ansiedad
• Dificultad de concentración
• Irritabilidad
• Tristeza
• Pesimismo
• Apatía

Cómo actuar frente al estrés

Según Vázquez, la mejor forma de manejar el estrés es mantener el diálogo interior, para poder detectar situaciones estresantes, el motivo y las soluciones.

En caso de que se trata de una situación irremediable, la psicóloga indica que hay que tomar una actitud positiva y hacer un esfuerzo por mantenerse emocionalmente estable.

Ante el estrés, pueden ayudar buenos hábitos como las terapias ocupacionales, los masajes, la buena alimentación y el deporte.

Sin embargo, añade que “no hay recurso que valga si el sujeto sigue procesando las situaciones del exterior como una amenaza”. Por ello, recomienda dedicar unos minutos antes de dormir para analizar cada día, si algo fue mal y cómo resolverlo.

Estrategias para disminuir el estrés:

• Percibir los cambios como parte inevitable de la vida
• Ser realista ante los retos
• Modificar hábitos alimenticios
• Hacer ejercicio
• Dormir mínimo 8 horas diarias
• Practicar técnicas de relajación
• Respetar las motivaciones y hacer lo que te gusta
• Expresar los puntos de vista
• Estimular las relaciones laborales, familiares y sociales