Masaje torácico

El masaje torácico, también conocido como técnicas de vibropresiones o vibropercusiones,  es un masaje de tipo mixto de percusión y  vibración. También se le conoce como clapping.

La finalidad del masaje torácico es conseguir el reblandecimiento de las secreciones bronquiales con el objetivo de favorecer su paso a los bronquios de calibre mayor para poder ser eliminadas por las vías respiratorias altas y expulsadas por la boca.

Para conseguir la eliminación eficaz de las secreciones es necesario ayudarse con las posiciones de drenaje pulmonar. Si es posible, también es muy útil la realización de ejercicios respiratorios torácicos y abdominales. Esta técnica no debe realizarse durante más de 7 minutos seguidos.

Gracias a la mejoría cinética del sistema bronquial y también al aumento del tono muscular del tórax, el refuerzo de la acción diafragmática y un movilización mejorar de la pared torácica puede conseguir que también se movilicen los tapones de mucosidad que obstruyen los bronquios. Esto favorece la permeabilidad de las vías bronquiales y drena todos los lóbulos pulmonares.

Es importante tener en cuenta que las técnicas de expansión diafragmática son esenciales para su correcta colocación. Además, la mecánica respiratoria se ve favorecidad por el funcionamiento óptimo de todos los componentes que lo integran.

Posición

El sujeto se colocará en la posición más apropiada según la zona que sea necesario drenar: boca abajo o boca arriba con inclinación, de lado, etc.. En algunos casos, debido a limitaciones del sujeto, puede que este no pueda colocarse en la posición adecuada. En estos casos, se colocará en sedestación o decúbito, de manera que esté cómodo y puedan aplicarse las técnicas del masaje torácico.

Por su parte, el quiromasajista se colocará de pie. Si el sujeto está sentado se colocará detrás de este, de modo que quede a la espalda del sujeto.El lado donde debe colocarse el quiromasajista será siempre el contrario al lóbulo que se vaya a trabajar para su vaciado. De este modo, el quiromasajista podrá mover manos y brazos con mayor facilidad.

Técnica del masaje torácico

El masaje torácico o clapping se realiza con las palmas de las manos abiertas y con los dedos ligeramente flexionados. Hay que colocar una toalla sobre el tórax del sujeto de modo que el masaje no se realice directamente sobre la piel, puesto que el contacto puede ser molesto, incluso doloroso. De hecho, el contacto puede dar lugar a contracciones reflejas que no harían si no aumentar el dolor.

Para empezar se realiza sobre el tórax del sujeto la técnica de roce profundo ascendente durante 2 o 3 minutos. La dirección será del lóbulo inferior al lóbulo medio y al superior derecho e izquierdo.

Después se realiza el masaje de vibración y percusión (palmada cóncava). El ritmo será de una palmada por segundo, sin ser violento ni tampoco brusco. Para la realización de estas técnicas el quiromasajista seguirá también una línea ascendente desde el lóbulo inferior al superior. La duración será de 7 a 10 minutos por cada uno de los pulmones.

Al final la técnica, el quiromasajista debe pedir al sujeto que tosa. Mientras el sujeto tose, el quiromasajista de ayudará presionando el tórax con las manos, de manera que logre la máxima secreción bronquial.