Los tabúes del quiromasaje

Vivimos en una sociedad con muchos tabúes, que, evidentemente, no escapan al área del quiromasaje.

Por tabú entendemos aquellas conductas o acciones que para cierto grupo de personas no son correctas. En ocasiones, son situaciones que les hacen sentir vulnerables o vergüenza.

En las sesiones de quiromasaje, el mero hecho de quitarse la ropa puede generar vergüenza en algunos clientes. Son temas normales, que deberían tratarse sin más, puesto que los quiromasajistas son profesionales, dispuestos a aclarar todas las dudas que se les puedan presentar a sus clientes.

Perfil mujer a contraluz

Foto: Kevin Jesús Horacio en Unsplash

Tabúes del masaje

Masajes sólo para deportistas o para mayores

Muchas personas se le presenta esta duda, algunas consideran que lo masajes sólo están indicados para los jóvenes atletas, mientras que otros piensan que son para abuelitos de edad avanzada.

Pero, la realidad es que a cualquier edad podemos recibir un quiromasaje. Tanto mujeres como hombres. Incluso mujeres embarazadas después de su primer trimestre de gestación y bebes después de cumplir su primer mes de nacido.

El momento indicado para recibir un masaje es cuando el cliente lo desea. No es necesario esperar hasta tener una molestia, estar pasando por un estado de estrés, tener episodios de ansiedad o afecciones musculares. Los masajes además de tener un efecto terapéutico, también son profilácticos, es decir, ayudan a prevenir esas afecciones o dolencias antes mencionadas.

¿Hay que desnudarse?

Quizás es esta la pregunta más común. Sin embargo, la respuesta es bastante sencilla: como el cliente se sienta cómodo.

Es cierto que cuanta menos cantidad de ropa tenga la persona que recibe el masaje, el quiromasajista trabajará mejor. Podrá accederlo sin interrupciones y con facilidad. Pero la decisión es del cliente.

Para aquellas personas que siente tabú o incomodidad de desnudarse antes de un masaje, una buena opción es usar traje de baños de dos piezas.

El masaje es muy caro

Los centros de relajación deben ofrecer diferentes planes para que se ajusten a las necesidades de cada cliente; precios muy bajos harán que los clientes duden del profesionalismo del quiromasajista; precios muy elevados harán que ellos deserten la idea.

Por otra parte, hay clientes que desean dar propinas a los quiromasajistas por el buen servicio que reciben. Mientras hay otros que, ya sea por la situación económica que presentan o porque consideran que ya pagaron lo justo por el servicio, no lo hacen.

En cualquiera de los casos, es decisión del cliente si lo hace o no. Independientemente de la decisión que toma, lo importante es demostrar el profesionalismo en cada sesión y con cada cliente.

La higiene antes del masaje

Una ducha caliente antes de la sesión de masaje ayuda a que el cliente se relaje. El agua caliente ayuda a relajar los músculos del cuerpo, reduce la fatiga, estimula la circulación, disminuye la ansiedad y alivia tensiones.

Con esto, conseguiremos que el quiromasaje sea más efectivo. Además, el cliente se sentirá más seguro y podrán evitarse incomodidades

¿Qué hago durante el masaje?

Cuando se va dar un quiromasaje, lo primero que debe dejar claro al cliente es que debe ponerse cómodo y relajarse; que se encargue de disfrutar de cada movimiento, del aroma y de la música.

La sesión está destinada a conseguir su completo bienestar. No es necesario hablar. De ser necesario el quiromasajista le pedirá a su cliente que cambie de posición, o que mueva alguna parte de su cuerpo.

Es necesario que el cliente sienta la libertad de manifestar si siente dolor, frio, calor o si olvidó mencionar algún problema de salud.

Los masajes duelen

La mayoría de las personas llegan a pensar que los masajes deben doler para que hagan efecto, pero no necesariamente es así. Todo va depender del tipo de masaje que el cliente desea. Si desea más o menos presión el cliente tiene la libertad de pedirlo.

Las personas jóvenes y deportistas muchas veces desean que lleguen a lo más profundo del musculo. Mientras que, los ancianos son más sensibles al dolor y piden lo contrario. Cada persona tiene umbrales del dolor diferente, por eso importante manifestar si sienten alguna incomodidad.

Cosquillas

Algunas personas son bastante sensibles en ciertas zonas del cuerpo. Seria ventajoso que el cliente manifestará cuáles son antes de iniciar la sesión de masajes.

Conociendo las zonas sensibles, el quiromasajista ejercerá un poco más de presión para evitar las cosquillas. Si la presión no funciona, se recomienda evitar en lo posible esa zona. La idea es no distraer el cliente y que disfrute mejor el masaje.

¿Y si se presenta una erección?

Al realizar masajes que inducen al descanso o relación, se activa el sistema nervioso parasimpático. Aunque no es común que se presente, pueden ocurrir erecciones en los clientes por la activación de este sistema.

Es una reacción fisiológica normal, que un profesional en el área sabrá manejar sin contratiempo, cambiando la zona de enfoque o quizás aumentando la presión. No se debe sentir vergüenza, con los cambios en el masaje la misma pasará.