Las contraindicaciones son aquellas situaciones específicas en las que no se recomiendan realizar un tratamiento por poder perjudicar al paciente.

Estas situaciones debe determinarlas el médico y pueden ser temporales o permanentes. Por ejemplo, hay medicamentos que no pueden ser utilizados por enfermos de diabetes o por mujeres embarazadas.