La camilla es una de las herramientas indispensables para el trabajo del quiromasajista.

Esta herramienta permite al paciente tumbarse y que el profesional pueda realizar las maniobras necesarias de forma cómoda, acomodando la camilla a su altura.

Pueden ser de diferentes materiales, como madera, aluminio. Las hay fijas, hidráulicas y plegables. 

La base de la camilla suele estar recubierta de una tela que protege la parte acolchada.