El bombeo es una maniobra empleada por el quiromasajista con el objetivo de eliminar edemas, por cualquier motivo, ya sea golpes o problemas de circulación.

Para ello, el quiromasajista empleará todos los dedos y la palma de la mano, así se absorbe con mayor velocidad y desaparece el dolor.