Acupresión

La acupresión es bastante similar a la acupuntura, pero sin agujas. Ambas tradiciones utilizan los mismos procedimientos de diagnóstico, sistema de meridianos y puntos de acupuntura antiguos chinos.

En acupresión, los practicantes usan las manos para manipular los puntos de acupuntura, que activan la energía y afectan los músculos y las articulaciones cercanas.

Durante más de 5000 años, las personas han utilizado la acupresión para desbloquear el flujo de la energía corporal llamada “qi” (o chi). Esta práctica médica tradicional china libera tensiones y restaura el equilibrio energético natural del cuerpo.

Como muchos tipos de medicina china, la acupresión involucra los doce meridianos o canales que transmiten energía por todo el cuerpo.

Los practicantes japoneses del trabajo energético se refieren al qi como ki y practican lo que ahora llamamos Reiki. La acupresión también comparte similitudes con la terapia de masaje, las prácticas tradicionales de yoga de la India y muchas tradiciones de artes marciales.

La energía corporal puede verse bloqueada por una lesión, estrés o trauma. Cuando esto sucede, una persona puede sentir dolor, tensión o entumecimiento. El especialista en acupresión comprende la red de meridianos dentro del cuerpo humano, los lugares en los que la energía a menudo se bloquea y cómo abrir la energía curativa dentro del cuerpo.

Usos de la acupresión

La acupresión se suele emplear para aliviar las siguientes condiciones de salud;

    • Fatiga relacionada con el cáncer y otras formas de cansancio.
    • Fibromialgia.
    • Insomnio.
    • Dolor de cabeza.
    • Calambres menstruales.
    • Cinetosis.
    • Tensión y dolor muscular.
    • Náuseas o vómitos después de una cirugía o quimioterapia.
    • Náuseas y vómitos durante el embarazo y náuseas matutinas.
    • Manejo del estrés y la ansiedad.
    • Dolor de cuello y espalda.
    • Artritis.
    • Hipertensión.
    • Trauma emocional.

Beneficios

Los acupresuristas usan puntos de acupresión para aliviar el dolor, equilibrar la energía y promover la salud. Las técnicas que emplean reducen la tensión en los músculos, aumentan la circulación y crean relajación. Al aliviar el estrés, estos métodos ayudan a las personas a resistir las enfermedades y a aumentar su bienestar general.

Durante milenios, la cultura china ha incorporado la acupresión como tratamiento de belleza. Se cree que ciertos puntos de acupresión mejoran la piel, tonifican los músculos faciales y alivian la congestión. Al liberar toxinas y aumentar el flujo de energía vital, una persona puede mejorar e iluminar su apariencia.

Además, muchas personas han utilizado tratamientos de acupresión para tratar la impotencia, la infertilidad, la fertilidad y la resistencia sexual.

Al conocer estos puntos especiales en el cuerpo del otro, los amantes pueden hacer de la acupresión una parte de sus experiencias íntimas. Además de promover la salud sexual, la acupresión también puede profundizar la comunicación sexual, fomentar una conexión íntima más profunda y aumentar la conciencia espiritual.

La acupresión se puede utilizar para tratar varias afecciones de salud menores y prevenir enfermedades. A veces se usa junto con tratamientos médicos para enfermedades importantes para ayudar a restaurar una salud óptima.

No obstante, no hay consenso sobre cómo podría funcionar la acupresión. Algunos teorizan que la presión puede promover la liberación de sustancias químicas naturales que alivian el dolor en el cuerpo, llamadas endorfinas. Otra teoría es que la presión puede influir de alguna manera en el sistema nervioso autónomo. Además, aunque se han realizado diversos estudios, hace falta mucha investigación que respalde todo esto.

Seguridad y efectos secundarios

La acupresión nunca debería ser dolorosa.  No obstante, después de una sesión de acupresión, algunas personas pueden sentir dolor o hematomas en los puntos de acupresión. También puede sentirse una sensación de mareo de forma temporal.

Si se tiene una afección como osteoporosis, una fractura o lesión reciente, cáncer, moretones con facilidad, un trastorno hemorrágico, enfermedad cardíaca, presión arterial descontrolada, diabetes o se están tomando medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios es neceasario hablar con el médico antes  de someterse a una sesión de acupresión.

Además, las mujeres embarazadas deben hablar con su médico antes de probar la acupresión. Por lo general, la acupresión no se realiza en el abdomen o en ciertos puntos de la pierna o la zona lumbar durante el embarazo.

Por otra parte, la acupresión no debe realizarse sobre heridas abiertas, hematomas, venas varicosas o cualquier área que esté magullada o hinchada.