La absorción puede ser utilizada en diferentes áreas como química, biología, economía o física, por lo que posee también diferentes usos y significados.

En el caso que nos ocupa, el del masaje, la absorción indica la acción de absorber o penetrar líquidos, ya sean aceites o cremas, en la piel, a través de un proceso biológico.

La piel del cuerpo actúa como una membrana que retiene el líquido con el fin de aportar nutrientes y/o activos a la zona escogida.

En los tratamientos estéticos se utiliza el proceso de absorción para lograr mejoras en la efectividad del propio tratamiento. En estos casos, se realiza un breve y suave masaje para repartir el líquido por la zona de la piel objetivo y que esta lo absorba.

El objetivo puede ser reactivar el pigmento de la piel, reparar grietas o proteger frente a agentes externos.